Socialización, ¿cuándo empieza y cuándo termina?


La palabra “socialización” hace referencia al proceso a través del cual los seres humanos nos adaptamos a las normas de comportamiento social que nos rodean, es decir, interaccionamos con la sociedad interiorizando pautas, costumbres y valores compartidos por la mayoría de los integrantes de la comunidad, integrándonos de esta manera en el grupo, aprendiendo a conducirnos socialmente, adaptándonos a las instituciones, recibiendo la influencia cultural y permitiendo de este modo que evolucione el desarrollo de nuestra personalidad. Es por tal motivo que dicha incorporación cultural es concebida como un proceso de aprendizaje permanente, integrador, constante y progresivo, que va alcanzándose a través de las diferentes etapas por las que pasamos como seres humanos a lo largo de nuestra vida. Cada uno de nosotros formamos parte de una realidad cultural y social concreta que ni ni activa ni pasivamente hemos construido, pero de la que debemos formar parte, es decir, debemos socializarnos o educarnos según las leyes que rigen nuestra sociedad, para lo cual debemos pasar por 3 elementos vitales:
  • 1. Interiorizando los elementos de la cultura de la que formamos parte
  • 2. Integrando dichos elementos en la estructura de nuestra personalidad (donde solemos admitir las normas establecidas por nuestro grupo social/cultura)
  • 3. Adaptándonos finalmente al entorno social (donde pasamos a formar parte de la colectividad o grupo social con el que nos identificamos, facilitando de este modo nuestra permanencia y persistencia en el mismo)
De este modo podemos decir que iniciamos nuestra socialización cuando llegamos a la sociedad de la que vamos a formar parte, sin embargo, diversos autores coinciden en que el fin de dicho proceso no solo finaliza cuando abandonamos físicamente este mundo, sino también cuando dejamos de ser conscientes de nuestra vida en sociedad.   Aura I. Cano