¿Es un buen momento para abrir una agencia inmobiliaria?


El negocio inmobiliario en España ha sido catalogado por algunos expertos como un sector de crecimiento cíclico. Sin embargo, en relación a otros sectores productivos (como el negocio de automóviles o las inversiones en renta variables), esta «ciclicidad» es más limitada debido a que la vivienda es un bien imprescindible para las personas; mientras que los coches o las inversiones no lo son en la misma medida.

En medio de una crisis como la actual, para algunos podría resultar un «riesgo» abrir una agencia inmobiliaria. No obstante, las cosas pueden salir bien si se cuenta con un plan estratégico para sobrellevarla. Y en esta situación la solución es convencer a los clientes de que tienen que bajar el precio y poner un valor acorde al que existe en el mercado. Por otra parte, también es preciso tener un listado de inversores preparados cuando comience a revertirse la situación.

¿Cuál es el momento actual en el mercado inmobiliario?

Según explica Gozalo Bernados, profesor de economía de la Universidad de Barcelona, el mercado inmobiliario no se encamina estrictamente hacia una crisis, más bien parece enrumbarse hacia un nuevo boom inmobiliario e incluso, hacia una posible burbuja. Este escenario sería posible en el marco de una reactivación económica internacional sin precedentes y un progresivo crecimiento del PIB. 

¿Qué necesita el sector inmobiliario en España para funcionar bien?

Creación de empleo

La proyección en cuanto a creación de empleo para los próximos meses resulta favorable, según explican los expertos. En septiembre, se registraron 64.100 trabajadores ocupados, un mayor número en relación al registrado en diciembre de 2019. Durante 2022 se espera un récord histórico de empleo, al que se estima pasará también en 2023. En la actualidad, en profesiones especializadas, se sabe que hay un exceso de demanda de trabajadores.

Incremento de la demanda de primera vivienda por parte de los jóvenes

El acceso a la vivienda para un grupo de personas «menores de 35 años» será posible sólo bajo condiciones hipotecarias francamente buenas que les permita acceder a la compra, aunque no dispongan de un ahorro importante.

La compra de viviendas por este segmento de personas jóvenes puede impulsar la demanda de otro segmento llamado «de mejora», en el cual se encuentran las personas de 35 a 45 años que venderán su vivienda, más pequeña y de menor precio, a personas del segmento más joven. 

¿Se prevé que el año 2022 será muy bueno en el mercado inmobiliario?

Según los datos recogidos por los especialistas, el año 2022 será un año en el que veremos un aumento del 15% de las transacciones inmobiliarias y un aumento del 10% en los precios. Esto significa que para un negocio inmobiliario los ingresos pueden incrementarse alrededor de un 26,5%, simplemente como resultado de la combinación entre el aumento de precios y las transacciones. Sin duda, un incremento difícil de conseguir en otro tipo de negocios.

¿Qué se espera para el 2023 y 2024?

Crecimiento de los ingresos de las agencias inmobiliarias

Si los tipos de interés se mantienen y si la gestión de una inmobiliaria se mantiene en un nivel de la media, el crecimiento de los ingresos para los años 2023 y 2024 podría situarse en torno al 14 %. Y, si el negocio es bien hecho, ya sea porque se cuenta con un asesor, o porque se ofrecen soluciones tecnológicas, que ayudan a desarrollar una serie de habilidades que lo distinguen de la competencia, lo lógico es que ese incremento de ingresos pueda estar muy por encima de esa cifra.

Las nuevas inversiones en el sector

En el ranking de ahorro de los países europeos España ocupa el puesto número cuatro. Se calcula que el ahorro español ha sido en 2020 de 104.000 millones de euros (126,6% más que en 2019). Este dinero irá destinado principalmente al consumo. No obstante, una parte importante de los españoles se preguntará dónde invertirlo, siendo el mercado inmobiliario una de las principales opciones para esos inversores. 

En este sentido, según los especialistas, las previsiones son que en 2024 se puedan llegar a vender alrededor de 750.000 viviendas. Será un mercado que multiplicará aproximadamente por 2,5 las viviendas vendidas en 2013, que es el año donde menos viviendas se han vendido en los últimos 21 años. Si se compara con las 485.000 viviendas que se vendieron en 2020,  se espera un desarrollo muy interesante en el sector.

Fuente: Franquicia Remax