Cómo hacer la prescripción y legalización de una propiedad modificada


¿Sabías que para realizar una ampliación o modificación de tu propiedad debes solicitar un permiso previo al ayuntamiento? Si no lo sabías en el siguiente artículo te ofrecemos un resumen de las consideraciones que debes tener en cuenta y los pasos que debes seguir antes de llevar a cabo un proyecto de ampliación o modificación del inmueble.

Debéis tener en cuenta que antes de hacer una obra de ampliación o modificación es necesario realizar y presentar un proyecto de modificación de un inmueble ante el ayuntamiento correspondiente con la finalidad de solicitar un permiso para la ejecución de dicha obra de acuerdo a las normas establecidas para la construcción de edificaciones. Este paso aplica tanto para obras que sean de mayor y menor escala.

Se debe pedir un permiso previo al ayuntamiento

Muchas veces por falta de conocimiento, o por no esperar el tiempo que demora el ayuntamiento en emitir el permiso, las personas deciden llevar a cabo la ampliación o modificación sin la permisología correspondiente emitida por la instancia pertinente. Tomar esta decisión puede generar un problema en el futuro cuando la persona decida vender su propiedad. Esto quiere decir que la propiedad no podrá ser vendida tomando en cuenta las reformas realizadas si estas no fueron avaladas por el ayuntamiento a través de los permisos legales correspondientes. 

Por ejemplo, si alguien decide comprar una propiedad que fue modificada sin los permisos establecidos a través de una hipoteca, tendrá gran dificultad para hacerlo ya que el banco le exigirá como requisito la acreditación de dicha ampliación en una nota simple. Recordemos que a través de esta nota simple se hace una tasación, es decir, se establece el valor de la propiedad con base en los metros útiles que posee la propiedad. En dicha nota simple no se toma en consideración las ampliaciones y modificaciones si estás no poseen el permiso previo emitido por el ayuntamiento.

Prescripción vs. legalización

Entonces, para poder legalizar una obra se debe pasar primero por la prescripción. Para poder hacer la prescripción es muy importante conocer cuáles son los requisitos que solicita el ayuntamiento. Por ejemplo, si una obra fue ejecutada entre 4 o 10 años, se debe presentar la documentación que demuestre que dicha obra se ejecutó durante ese período de tiempo. 

Una herramienta para demostrar el desarrollo de una obra es el Grafcan, el cual permite realizar fotos de la propiedad donde se muestra el avance que ha tenido un determinado proyecto de modificación durante un tiempo acotado. Con la información obtenida a través de esta herramienta se suele preparar un documento que realiza un profesional, y en el cual se certifica que la obra fue realizada en el determinado tiempo.

Se debe solicitar asesoría profesional

Una vez que se obtiene la prescripción de la propiedad, el paso siguiente será la legalización. Este paso es muy importante ya que para poder hacer la escritura de la propiedad es necesario que la misma esté legalizada. Hay que tener en cuenta que una obra que ha sido prescrita no necesariamente puede ser legalizada. Si una obra no respeta la legalidad, aunque pueda ser prescrita no obtiene automáticamente la legalización. 

Entonces, antes de realizar una obra, lo recomendable es buscar asesoramiento profesional que pueda suministrar información concreta y adecuada. Muchas veces los proyectos que son deseables para una propiedad no siempre pueden ser realizables de forma legal. Es importante que tengamos en cuenta qué es lo que puede hacerse en una propiedad con base en las normativas y leyes vigentes estipuladas para la construcción.